Ciencia

Sin miedo a la represión “mascarillas de cobre”, la nueva resistencia a las lacrimógenas.

"Resistimos con lo que nos robaron", la mascarilla de cobre que revoluciona la revolución. -

Oscar Silva, un chileno de 71 años que viene desarrollando hace algún tiempo, una nueva tecnología sobre las propiedades del cobre con fines bacteriológicos; nos cuenta que viene trabajando hace 6 años más menos con distintas formas de dar vida al elemento, en el que Chile tiene como mineral natural y que es explotado y sobre explotado , para diversas materias primas internas y de masiva exportación .

Oscar nos cuenta, que luego que uno de sus hijos le pidiera ayuda para los mineros que quedaron atrapados por días, luego de varias deficiencias técnicas de la empresa, nos relata: un amigo de mi hijo me pidió ayuda, para confeccionar ropa para estas personas que sin agua, alimento y además bajo condiciones de higiene nulas se protegieran – dice orgulloso-. Las que no fueron prioridad para el estado clasista que no nos define.

Dice que luego, con ayuda de su hijo hicieron una máquina que ayudaba a dejar el cobre más delgado que un cabello, con lo que se podía llegar a tejer telas, las que podrían ser usadas como cortinas, cubre colchón etc. En recintos hospitalarios principalmente, puesto que en Chile alrededor de 70 mil personas al año, son víctimas de alguna bacteria y que casi el 10% de estos pacientes fallece, en ese contexto de insalubridad le toco también a un familiar suyo-nos cuenta-.

Señala que buscaron en Chile y Argentina, pero que se dieron cuenta de la precariedad de estas telas; ya que tienen efectividad, pero si tú las lavas pierdes las propiedades, por ende, el uso de un calcetín de cobre puede durar hasta 60 posturas, pero imagínate lo que es no lavarlas luego de 60 posturas -comenta entre risas-.

Cuenta que luego de patentar la idea del tejido, se acercó a dos gobiernos de turno ,(Piñera y Bachelet) y estos dos dentro del ministerio de salud lo enviaron a acercarse a los ministerios respectivos y dentro de varios tediosos protocolos, en donde tampoco tuvo respuesta lo enviaron al congreso, en donde no quiso llegar ya que no estaba interesados, así como tampoco las clínicas y hospitales mientras no fuera una exigencia del MINSAL , no les interesaba y que hoy su producto ya está en 12 países. Y que Mañalich y otros “ahora” han querido acercar, pero él, pero ya no está interesado en ser parte de eso-nos relata orgulloso-

Oscar nos cuenta que aún no hay estudios que confirmen el uso de estas mascarillas de cobre para el COVID-19, puesto que recién está siendo probando en ratones y que recién para tres años más se podría tener una cura para aquello, pero que si es efectivo para el H1N1 puesto que el cobre si es capaz de detener el virus , los hongos, bacterias y escherichia coli, etc. (están certificadas en Chile y Europa, por cierto).

Oscar practica andinismo y comenta que hasta su cantimplora es de cobre, así como varios elementos de su casa y que hace mucho viene estudiando las propiedades del metal.
Nos cuenta que él no compra a Codelco que tiene otro proveedor y que el polvo de cobre que se vende no sirve, porque se sale rápidamente de las telas.
Cuenta que el valor del producto es más barato que una taza de café, y que así lo prefiere que sea asequible.
Él actualmente vive en Valparaíso y hace un tiempo le toco (de manera casual) pasar por una manifestación de jubilados, (los cuales apoya por las mínimas garantías que hay en la jubilación) y que usó la mascarilla y que fue efectiva para los gases lacrimógenos ,que no sintió picor ni ahogo, pero que al refregar sus ojos si fue víctima del gas y la represión, pero aún así le recomienda a nuestros jóvenes seguir en la lucha, que él apoya al pueblo y sus demandas; pero no la violencia y que aun así a “los jóvenes que siguen en la lucha, que la usen porque las de papel avaladas por el estado, es una sinvergüenzura “ porque no sirven para combatir las enfermedades ,ni tampoco los gases y la represión en las protestas.

Show More

WARMI

Cronista narrativa no ficción.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button