EconomíaEPInformaNacionalOpiniónPolíticaTendencias

PANDEMIA O CESANTÍA, LAS ALTERNATIVAS PARA EL PUEBLO TRABAJADOR

Actuar de los empresarios desmiente el discurso del gobierno

Una vez publicado el artículo “Cuarentena total, salvación de unos pocos y perdición del resto”, el 25 de marzo recién pasado, a la redacción de EPI comenzaron a llegar denuncias de la actuación de diversas empresas en relación al trato que se les da a los trabajadores en el transcurso de esta pandemia; muchos de estos testimonios circulan en las redes sociales, en especial videos (como los trabajadores de mineras, salmoneras y otras empresas, incluso ese del Parque del Recuerdo que habla de mandar a los ejecutivos de ventas a vender ataviados como si estuvieran en Chernobyl).

El gobierno chileno reaccionó negando que los empresarios estuviesen actuando de esa manera, pero las pruebas son contundentes y las redes sociales (las murallas contemporáneas) así lo expresan, demostrando que la estrategia gubernamental en esta emergencia sanitaria sigue siendo privilegiar los temas económicos por sobre los sociales.

De las denuncias recibidas y con pruebas contundentes, daremos a conocer el caso de la cadena  de sushi Senz, quienes cuentan con una serie de locales en diferentes centros comerciales de Santiago. Esta empresa es una de las muestras de cómo se están aplicando las medidas antilaborales, éticamente hablando, ya que en el aspecto legal se amparan en lo dictaminado por la legislación vigente.

Varios de sus locales ya fueron cerrados, lo que implica la pérdida de fuentes laborales de más de 120 personas en pleno período de crisis sanitaria. A quienes les ofrecen quedarse les imponen sus propias condiciones: la firma de dos anexos al contrato, uno sería la aceptación del trabajador de un permiso sin goce de sueldo, a contar de la fecha de firma y hasta la fecha de reintegro a las labores; situación que tal como lo denunciáramos  en el artículo citado, es un despido laboral, con la promesa de un reintegro en tres meses más. El otro anexo implica una rebaja del sueldo en un 20%, que en algunos casos se nos informa que llega al 50%, todo amparado en un caso de fuerza mayor y que especifican directamente: el COVID 19. Al igual que en el caso anterior, con una promesa: volver al 100% en tres meses, no haciendo referencia ni siquiera a un posible reintegro de la parte del sueldo no percibida como remuneración. Otra de las irregularidades, en esta empresa, es que a contar de octubre de 2019 el pago de remuneraciones lo han dividido en dos, una parte el día cinco de cada mes y el resto el día diez.

 

Anexo 1: Disminución de remuneraciones

 

A quienes no acepten los condicionamientos de la empresa se les despide, ajustando las condiciones monetarias al mínimo posible;  uno de los casos a los que EPI tuvo acceso, implica el percibir como finiquito un quinto de la remuneración, ya que como es costumbre en muchos empleos, los “colaboradores” trabajan con estímulos basado en comisiones para aumentar los escuálidos sueldos base, eso cuando los hay.

 

Anexo 2: Vacaciones Forzadas

 

El gobierno ha reaccionado en forma muy potente en relación a la situación de los y las trabajadoras en esta pandemia, afirmando que los empresarios deben ajustarse a la legislación vigente, dichos que sólo avalan el actuar descarado y de abuso permanente de los empresarios para con la clase trabajadora, como ya lo anticipáramos en el artículo mencionado; ya está demostrado que las palabras de los representantes del gobierno son un bálsamo para el actuar empresarial y, como refiere el viejo adagio popular, aquí, de muestra: un botón.

El pueblo trabajador se encuentra abandonado a su suerte entre el corona virus y el abuso empresarial, porque no hay voces potentes y unidas en contra del actual panorama, es como el sálvese quien pueda; esto mientras las empresas del retail ofrecen descuentos y envíos a domicilio para las compras realizadas en este período…

Todo lo anterior mientras el sistema de AFP no es tocado por los proyectos del gobierno  y las pérdidas del capital de quienes imponen cae bruscamente.

Nota: la redacción de EPI ha sobrescrito aquellas partes de los documentos que pudiesen poner en riesgo nuestra fuente.

Show More

Artículos Relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button