Opinión

EL MITO DE OCCIDENTE

Coronavirus e ideología

Por Diego León, teatrista, escritor y profesor

(Primera parte)
Las opiniones vertidas en este escrito son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y trianguladas con argumentos basados en el estudio del mito, el rito, la escena y la espectacularización de nuestras relaciones sociales, aderezadas con las condiciones materiales y circunstanciales que nos han traído a enfrentar nuestras últimas crisis de la forma en qué las enfrentamos.

¿Cuál es esta forma?
Diría que representando. En palabras sencillas, tenemos en nuestra memoria heredada estéticas, comportamientos, gestos, actividades y acciones que se van adquiriendo a través de nuestro entorno y la historia misma no es más que una ficción narrada a partir de un punto de vista, una representación de un espacio tiempo que se nos transmite mediante documentos, narraciones orales y, desde el siglo XX, medios audiovisuales que estudiosos de la imagen como Harun Farocki ponen en crisis respecto a cómo la edición de los mismos puede crearnos de forma brutal universos alternativos que, de ser aceptados por una mayoría u oficializados por quien dirige los rumbos de una gran cantidad de personas, perfectamente se convierten en una potente fuente de organización ideológica, entendiendo la ideología como una representación de relaciones sociales y cómo estas se van organizando en determinado territorio mediante la interacción de los cuerpos.

Tomando en cuenta lo anterior y algunas ideas del manifiesto situacionista de Guy Debord del año 1967, en el cual ya se nos hacía una advertencia clara de como se espectacularizaban y se representaban incluso las gestualidades en un mundo que lentamente se adentraba en la explotación de imágenes mediante el cine, las gigantografías y la televisión -que en esos años transmitía en vivo la Guerra de Vietnam con una clara tendencia occidental de que los buenos son quienes habitan a este lado del globo-, es que podemos actualizarlas y recalibrarlas respecto a los tiempos que experimentamos: ya vivíamos en un mundo representado e ideologizado con una lógica binaria durante el siglo XX -luego de algunas otras pandemias y la oficialización del Estado y sus naciones como organización política-, donde el enemigo siempre es un otro (tal cual como nos narra la historia la caída del Imperio romano, por ejemplo, donde fueron solamente los bárbaros y no el mismo pueblo alzado quienes hicieron caer tal);

Un otro, un agente patógeno, algo que viene a romper con nuestra organización liberal y modernista respecto a cómo nos explicamos el mundo, y la ciencia pasó de ser la verdad absoluta a ser la herramienta de la Guerra Fría (cuyo primer antecedente son las masacres nucleares de Hiroshima y Nagasaki por parte del, salido de closet con esa acción, Imperio Yankee), para posteriormente ponerse del lado de las potencias económicas que lentamente reemplazan la idea de Nación en un territorio delimitado para convertir todo en la Aldea Global, donde finalmente la cultura local es trasgredida para verse apropiada por un lenguaje común y universal, tanto hablado como estético-compositivo, en el que finalmente gobierna la economía, relegando a la ciencia a un bien de consumo, incluso de la industria del entretenmiento…

Creo que, caótica como lo parece en la descripción que hago, la lógica actual descansa en una crisis representacional porque precisamente el ethos o zeigeist actual (espíritu de época o generacional) tiene que ver con no saber quiénes cresta somos, ni qué queremos, ni hacia dónde vamos; entonces caemos en las etiquetas y representaciones que nos ofrece el sistema en sus cuadrados a los que llama hogar, a nuestra necesidad de saciar la carencia de una religión mediante astrologías mercantilizadas, a supuestos acompañamientos mediante pantallas con la excusa de vivir en redes sociales y así, junto a muchos ejemplos más, vamos representando y representando ad infinitum.

continuará….

Show More

WARMI

Cronista narrativa no ficción.

Artículos Relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Check Also
Close
Back to top button