EconomíaEPInformaNacionalPolíticaTendencias

CUARENTENA TOTAL, SALVACIÓN DE UNOS POCOS Y PERDICIÓN DEL RESTO

Las crisis siempre las pagan los pobres.

De acuerdo a uno de los últimos dictámenes de la Dirección del Trabajo y que fuera entregado por esa repartición publica a todas las empresas, deja claro que en caso de decretarse la #CuarentenaTotal, el empleador no está obligado a mantener la relación laboral suscrita entre las partes.

En el “Dictamen Nº1239/005“, que fue emitido el 19 de marzo recién pasado, se fija “el cierre de empresas y otras fuentes laborales por decisión de la autoridad sanitaria” y el “cierre de empresas, establecimientos, faenas u otras fuentes de trabajo efectuadas de modo preventivo por el empleador“.

El primer punto en ser aclarado por este dictamen es que “el empleador no puede eximirse de las obligaciones principales que nacen del contrato de trabajo sino en el evento de existir caso fortuito o fuerza mayor, u otra causa eximente de responsabilidad“.

El punto que nos convoca, tiene que ver específicamente con lo de “fuerza mayor“.

El mismo dictamen especifica como fuerza mayor o caso fortuito al “imprevisto a que no es posible resistir como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los actos de autoridad ejercidos por un funcionario público, etc.“. La “fuerza mayor” debe ser inimputable, imprevisible e irresistible.

A lo anterior agrega lo siguiente: “Analizada la eventual medida de cierre de empresas que podría adoptar la autoridad sanitaria, en el contexto de la crisis que nos afecta, posible sería sostener que tal medida podría ser calificada como fuerza mayor“.

¿Pero qué quiere decir esto?

Que si se determina la #CuarentenaTotal en cualquiera de las 346 comunas del país, como ya se hizo durante la tarde  de este 25 de marzo en siete comunas de la Región Metropolitana, esto es una medida de “fuerza mayor“, ya que es la autoridad sanitaria, en este caso el Ministro de Salud, la que decreta el cierre de empresas por un periodo determinado (que en este caso y dado el avance de la pandemia, se vuelve indeterminado), con el fin de proteger la salud de los trabajadores; para evitar el contagio de #COVIDー19.

En cambio, si un empleador cierra su empresa, “por decisión propia y en forma preventiva” para resguardar la salud de sus trabajadores, este debe mantener la relación contractual, ya que “dicha medida sería adoptada unilateralmente por el empleador“.

En resumen: al establecerse la #CuarentenaTotal, los empleadores podrían aducir el artículo 159, número 6, del Código del Trabajo, que fuera modificado el 19 de marzo de 2010, a inicios de la primera legislatura del actual mandatario y con motivo del terremoto del 27/F, para dejar sin efecto el contrato de trabajo, aduciendo el cierre temporal al que les obliga la autoridad sanitaria, o sea, cierre por “fuerza mayor“. Para ello el empleador podría argumentar su inimputabilidad en el hecho que da origen a este cese de la relación laboral y sólo comprobar el pago de las imposiciones correspondientes a los períodos trabajados. Todo lo anterior amparado en el artículo ya mencionado y en “el evento de existir caso fortuito, fuerza mayor u otra causa eximente de responsabilidad

Aunque lo anterior queda sujeto a los Tribunales de Justicia y no sería aplicable en el caso “en que el cierre de una empresa adoptada por la autoridad fuese una medida de carácter esencialmente transitoria”, el avance de la pandemia y las tardías medidas que ha tomado el legislativo (a todas luces) determinará que estos cierres nada tienen de transitorio.

Artículo relacionado: PANDEMIA O CESANTÍA, LAS ALTERNATIVAS PARA EL PUEBLO TRABAJADOR

Show More

Artículos Relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button