Opinión

CORONAVIRUS

El mito de occidente (cuarta parte y final)

Por Diego León, Teatrista, Escritor y Profesor

Más allá de todo aquello, de que hay quiénes efectivamente pueden acceder a tal anhelo o, lisa y llanamente, se sacaron la cresta para poder viajar o decidieron endeudarse “libremente” para hacerlo, tuvimos casi dos meses para poder frenar esta crisis, pero al parecer la estrategia siempre fue la de esperar los contagios para que empezaran a funcionar las medidas, evidentemente improvisadas y al servicio del mercado por quienes “elegimos” como representantes de nuestro país…

¿Por qué esperar a que la enfermedad entrase a un territorio que naturalmente no tenía por dónde ser foco de riesgo? ¿No es acaso la mayor tragedia de nuestros tiempos según el mito que nos estamos creando? ¿No eran tan patriotas o nacionalistas quienes nos atacaron desde el 18 de octubre hasta ahora?

De no haber sido por “el lujo” de tener un sistema cuyo mito es el del mundo globalizado y con libre acceso al consumo de los viajes, de la hiperconexión que nos transmite la paranoia de esta dictadura constitucional -a propósito, para nuevamente individualizarnos- y del sistema de salud y su educación paupérrima en el autocuidado fisiológico, nuestra prioridad uno debería estar en borrar de una vez por todas de la faz de la tierra esta mentira llamada nación de Chile y construir una historia nueva desde cero.

Y no, no estoy hablando de sólo ir a votar, también es un mito occidental eso de que sólo lo que piensa la mayoría es el sentido común, dejando de lado todo sentimiento, ¿y los sentires comunes cuándo? Creo que es hora de cuestionarse realmente el mito de occidente de los últimos siglos y la formación de la modernidad, la cognición de la ilustración que nos han transmitido durante los últimos siglos bajo su mentira educativa, rescatar lo que valga le pena y la risa realmente y por fin dejar de soñar con un mundo nuevo para por fin hacerlo, con el corazón en llamas y la mente fría, atrevernos a cuestionar desde el decir y el hacer todo: desmitificar lo que nos han hecho ritualizar en el diario vivir para que, al menos, sea verdad aquello de la elección de pensamiento y no una máquina de reproducción de representaciones controladoras.

FIN

Show More

WARMI

Cronista narrativa no ficción.

Artículos Relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Check Also
Close
Back to top button