Artes Escénicas

Fallece Bélgica Castro, una gran maestra de las artes escénicas

A un día de la muerte de su compañero Alejandro Sieveking

Ha sido un caluroso y oscuro viernes el de hoy, con 31° a la sombra pero aún así lúgubre, pues luego de la partida del gran actor, dramaturgo y director de teatro Alejandro Sieveking, quien partió de esta vida en el día de ayer, partió hoy la gran Bélgica Castro…

Los que la conocimos sabemos y recordamos su historia, partió “mirando” en el teatro Ictus (limpiando contaba) cierto día faltó alguien a ensayo y ahí estaba ella, que había memorizado el texto sin que nadie la notara, pequeña de estatura, pero gigante en el escenario.

Hablaba del teatro como “el espejo del alma” pasó por todos los personajes femeninos de la Gaviota de Antóne Chejóv, incluso los masculinos los sabía interpretar muy bien, pues cuando estaba en las tablas ya no era ella, pasaba a ser otro u otra. Le gustaba mucho hacer de Masha por su oscuridad y romanticismo, aunque también sabía interpretar a Irina Arkadina como ninguna otra actriz de Chile.

Fue compañera de vida y obras junto a Alejandro por muchos años, estudió pedagogía en Castellano en la Universidad de Chile, fue también profesora de historia en la escuela de Teatro de la misma Universidad, en donde también fundó la escuela de Teatro experimental. Trabajó con Víctor Jara, Pablo Neruda y las grandes actrices María Cánepa y Marés González.

En 1995, ganó el Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales. En 2001, recibió el premio APES otorgado por la Asociación de Periodistas de Espectáculos a su trayectoria, y en 2007 fue nominada al Premio Altazor como Mejor Actriz de Teatro por su rol en la obra Cabeza de Ovni.
Ha actuado en numerosas películas chilenas, entre las que destacan Hollywood es así (1944) de Jorge Délano, El final del juego (1970) de Luis Cornejo; Palomita blanca (1973), Días de campo (2004) y la miniserie La recta provincia (2007) de Raúl Ruiz, El desquite (1999) y La buena vida (2008) de Andrés Wood, y bajo la dirección de Ricardo Larraín .

Participó en Chile Puede (2008) donde personificaba a un científico ruso, papel por el que le fue concebido el Premio Paoa del Festival Internacional de Cine de Viña del Mar a la Mejor Actriz Protagónica Nacional y el premio APES a la Mejor Actriz de Reparto.

Por su rol en el filme La vida me mata, ópera prima del director Sebastián Silva (La nana), obtuvo en 2008 el Premio Altazor de las Artes Nacionales en la categoría Mejor Actriz de Cine. En 2009, repitió el mismo premio por su papel en La buena vida de Andrés Wood. En 2010, volvió al cine con el filme Gatos viejos de Sebastián Silva, junto a su esposo Alejandro Sieveking, Claudia Celedón y Catalina Saavedra; su rol principal le valió el premio a la Mejor Actriz en el XVI Festivalisimo, Festival de Cine Ibero-latinoamericano de Montreal.

Nació un Concepción un 6 de marzo de 1921; participo en más de 200 obras de Teatro, convirtiéndose en una de las actrices con más obras realizadas , también fue musa de Alejandro para la escritura de otras; falleció el día de hoy 6 de marzo de 2020, justo en el día de su cumpleaños número 99.

Hay un mito que habla de las aves “catitas” que éstas se enamoran y están con una pura pareja toda la vida y cuando muere una se va la otra, así fue tu historia una hermosa obra del teatro, una mujer fuerte capaz de transformarte en quien quisieras, una mujer justa y generosa, amantes junto a Alejandro de los gatos;  una gran maestra y amiga, una gran pérdida para el teatro Chileno.

Hoy los despedimos en el teatro Antonio Varas ex Teatro Nacional Chileno, en una ceremonia llena de canticos y alegría, por que así eran ellos.

 

“El secreto para ‎amar ‎ es actuar, ‎reír ‎actuar ‎volver a reír ”

Alejandro Sieveking

Fotografía Bélgica Castro: Gentileza Catalina Saavedra.

 

Show More

WARMI

Cronista narrativa no ficción.

Artículos Relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Check Also
Close
Back to top button
Close